Elsa Pilato

El trapo

leave a comment »

La Escuela de Escritores convocó el I Concurso de Minificción, dirigido en especial a los egresados de los talleres. Participé con el cuento El trapo y el jurado me otorgó una mención de honor.

Aquí pueden ver el veredicto del jurado y leer el cuento ganador y los dos finalistas.

Y mi cuento es este…

No podía distinguir las letras escritas en el torso desnudo del hombre que trepaba la alambrada. La silueta subió los hilos metálicos como un mono que ha repetido miles de veces el ejercicio de ir por la banana de la cima, y descendió del otro lado con la misma excitación del animal con su premio.

El partido había comenzado y entre el ruido de los cohetes, los cánticos y la danza de papelitos, pocos advirtieron cuando el cuerpo semidesnudo corrió por la pista olímpica y llegó hasta la curva donde colgaban los trapos de la barra rival. Desde la tribuna, lo vio caminar de un lado a otro sin quitarle la vista a la hilera de telas, y detenerse frente al trapo con el prócer dibujado.

La duda del tipo del torso desnudo lo hizo rememorar una escena de dos semanas atrás, durante las primeras horas del golpe que depuso al gobierno. Fue el encargado de copiar archivos, preservar pruebas para juicios futuros y, por último, quitar de las paredes los afiches de los ya exmandatarios. Miró una a una las caras congeladas, se paró delante del hombre fuerte del régimen, pero decidió que bajaría primero al presidente. El timbre del teléfono fue más rápido que sus manos. El mensaje le apuró el pulso:

– Deja todo como estaba, fracasamos.

Entre el ruido de las ráfagas, el estruendo de las detonaciones y los cánticos a favor de la restitución del gobierno, nadie lo miró correr por el estacionamiento del edificio ni llegar hasta el portón que escaló con la torpeza de un gato anestesiado. Desde una ventana salió un grito de gol que lo ayudó a calmar su andar. La vida seguía, tal vez pudiera asir la normalidad como al control remoto de la tele.

Se estremeció cuando oyó a casi todo el estadio también cantar un gol. Su mirada volvió a concentrarse en el hombre del torso desnudo. Había arrancado el trapo del prócer y brincaba haciendo que la cabeza del eminente dibujo se remeciera como si montara un caballo desbocado.

Sintió como algunos fanáticos a su alrededor se sosegaron cuando la pelota volvía al círculo central al mismo tiempo que dos tipos trajeados con la indiferencia de no pertenecer a ningún equipo, subían por las escaleras de la tribuna.

Por primera vez en toda la tarde, notó la pizarra: el gol de su equipo relucía ante la palidez del cero contrario. Se preguntó cuánto tiempo podría sostener el resultado y se sentó a esperar que los dos hombres llegaran hasta él, mientras que con un pañuelo se enjugaba el sudor de las sienes. Libres del peso de la humedad, los ojos recobraron lucidez, las letras tatuadas en el tronco del tipo se juntaron en una burla: “Aguanta, no es el final”.

Lo último que vio fue al hombre semidesnudo soltar el trapo y caminar hacia la salida. El prócer quedó tendido, la cara enterrada en la pista atlética.

Anuncios

Written by Elsa Pilato

noviembre 3, 2015 at 12:14 pm

Publicado en Cuentos

Tagged with

Cachamay enseñó el camino

leave a comment »

Otra decepcionante actuación de la selección nacional de fútbol. En el comienzo de las eliminatorias sudamericanas al Mundial de Fútbol 2018, jugando de local en Cachamay, no se vio el atrevimiento ni inteligencia prometidos antes del encuentro por el técnico Noel Sanvicente “para hacer respetar la casa”.

Perder en casa en la primera jornada de las eliminatorias al Mundial Rusia 2018, ya es un fracaso, independientemente de lo que pase en Brasil el próximo martes. Sobre todo, porque volvimos a ver una selección improductiva, que no genera ocasiones de gol, que llega poquísimo al área rival. El gol sigue como tarea pendiente, y el problema no es de este ciclo, por cierto, la falta de gol es endémica en la vinotinto. 

Lee el resto de esta entrada »

Written by Elsa Pilato

octubre 8, 2015 at 7:08 pm

La espera

leave a comment »

Abrió la libreta de notas por la última página. La pared rugosa que le sirvió de apoyo distorsionó su caligrafía. No le importó. Siguió caminando por la calle; entre los meandros dibujados por las carpas, reconoció voces, y consoló con sonrisas a los rostros agotados por la larga vigilia. Sin poder evitar la turbación de quien recibe un premio inmerecido, acogió las miradas agradecidas que le devolvían los ojos de variados colores, pero de texturas comunes: la del convencimiento arropando al miedo, la de la esperanza machacando atropellos.

Se sentó en su carpa junto a las dos amigas que hizo el día que se instaló el campamento. Bebieron agua de las botellas que había traído.

–         53 días. Ya no creo que liberen a nadie.

–         Deja el pesimismo, mujer.

Echó la cabeza hacia atrás, olfateó la brisa nocturna. Imaginó que estiraba la mano, apartaba las nubes y en el claro las estrellas formaban la fecha en que acabaría la espera. No se sentía cansada, la motivación por “hacer algo por el país” le daba cuerda a diario, con puntualidad, a su cuerpo y a su espíritu. Solo sentía ansiedad por ignorar el guion, la escena siguiente, el desenlace.

Lee el resto de esta entrada »

Written by Elsa Pilato

agosto 4, 2015 at 6:33 pm

Publicado en Cuentos

Tagged with

No hubo vida, pero hay esperanza

leave a comment »

vzlaVenezuela no pudo sumar ante Brasil y quedó eliminada de la Copa América Chile 2015. Solo el empate bastaba para clasificar, pero los pentacampeones nos superaron, fueron mejores, en especial en el primer tiempo cuando dominó con muchas libertades.

La selección vinotinto reaccionó sobre el final, consiguió el gol del descuento con Miku, yendo para arriba con mucho carácter, dignidad y orgullo contra el autobús que metió Dunga para defender el resultado; lamentablemente, la reacción se quedó corta, no fue suficiente, pero nos emocionó, creímos que sí se daría el milagro.

Lee el resto de esta entrada »

Written by Elsa Pilato

junio 21, 2015 at 7:55 pm

El domingo por la vida

leave a comment »

Paolo Guerrero hizo un buen resumen del partido: La expulsión nos abrió más posibilidades, aunque Venezuela se cerró bien, tuvimos pocas ocasiones, pero una de esas las aprovechamos para anotar y ganar.

Venezuela no pudo sumar contra Perú en la Copa América 2015 y el domingo se jugará la clasificación contra la selección más fuerte del grupo, Brasil.

Añadiría  a las palabras de Guerrero que a la vinotinto le faltó algo más de tranquilidad para contragolpear, en las pocas ocasiones que Perú la dejó, claro, porque los peruanos hicieron el partido que debían después de la expulsión de Amorebieta: presionar e ir arriba una y otra vez hasta que se dio el gol.

Lee el resto de esta entrada »

Written by Elsa Pilato

junio 18, 2015 at 9:16 pm

Primeros tres puntos

leave a comment »

Salomón Rondón fue elegido el hombre del partido Master Card.

Salomón Rondón fue elegido el hombre del partido Master Card.

Alguien en Twitter pregunta que por qué algunos lanzan cohetes después de la victoria contra Colombia, si son 3 puntos y no el campeonato lo que hemos conseguido. Quizá tenga razón en lo de moderar la euforia, pero también tienen razón los que lanzan cohetes, los que nos abrazamos y lloramos cuando Salomón Rondón marcó el gol del triunfo y cuando se arrodilló al oír los tres silbidos.

Claro que hay que celebrar. En su debut en la Copa América Chile 2015, la vinotinto continuó la senda de la pasada edición e hizo otro juego para la historia: primer partido en la historia de la Copa en el que consigue una victoria y primera vez que le gana a Colombia en la Copa. Es justo celebrar, además, porque tumbamos a uno de los favoritos, rankeado cuarto del mundo según la Fifa, con jugadores exquisitos y temibles como James, Falcao, Bacca y Cuadrado.

Lee el resto de esta entrada »

Written by Elsa Pilato

junio 14, 2015 at 6:30 pm

Hoy sí

with one comment

Hoy sí miraré al hombre solo que guarda la calle.

Ya no importa si es ciega, si conduce a alguna o ninguna parte.

Él permanece.

Envuelto en su estandarte mira caracolear el humo negro que se alza también solo.

Cuando el perro a su lado levanta las orejas, el hombre parpadea varias veces para espantar el acecho de la esperanza.

Hoy sí caminaré hasta él.

El aguzado oído del can confundirá mis pasos con los de otro que se alejó, pero no erguirá la cabeza para no permitirle creer que los ausentes están de vuelta.

Mis ojos calzarán en los suyos.

Entonces, tal vez, imaginaré la calle crepitar como antes de que llegara la noche recelosa.

Written by Elsa Pilato

mayo 28, 2015 at 2:58 pm

Publicado en Palabras

Tagged with