Elsa Pilato

Otro domingo de gloria

leave a comment »

leonEl 29 de enero se cumplieron diez años del campeonato número 19 de los Leones del Caracas en la liga profesional de beisbol venezolano. La temporada 2005 – 2006 nos trajo el ansiado título, la espera había sido muy larga, once años, por eso celebramos en grande, y al menos yo lo tengo como mi campeonato favorito.

Comparto un correo que escribí a mis amigas cofrades, el 30 de enero. En esa final, les escribía un correo tras cada juego a mis amigos y familiares. Releyéndolos me impresiona mi convicción, mi absoluta certeza de que seríamos campeones aquel año. Así de especial fue ese campeonato.

30 de enero de 2006

Los Leones de 2005-2006 son los Leones del milagro, los Leones que se sobrepusieron a todos los contratiempos, los Leones que dieron por muertos en la ronda eliminatoria y en el round robin…

Muchas veces flaqueamos, muchas veces pensamos durante esta temporada, especialmente antes de la salida de Omar Malavé, que no llegaríamos ni a comernos las hallacas, muchas veces añoramos los gloriosos días de Baudilio, Vitico y Armas. Pero el Caracas es el Caracas y le demostró al mundo, una vez más, que la  historia, la tradición, la garra y el corazón también ganan campeonatos.

Le ganamos al superfavorito, a los campeones, y de qué manera. Les dimos de su propia medicina: buen pitcheo abridor, defensiva impecable y bateo excepcional. Los sustitutos se fajaron como profesionales que son, la defensiva hizo jugadas de feria, los niños se hicieron hombres en el momento más oportuno y guiados por nuestro capitán centella, Henry Blanco, el NUMERO 24, nuestro verdadero líder, y la conducción del equipo técnico liderado por Carlos Subero, el glorioso Caracas nuevamente celebra, esta vez el título 16. (Nota: No se contaban entonces los títulos del Cervecería que una investigación histórica demostró pertenecen a la misma franquicia, Caracas BBC)

Otro domingo de gloria, sí señor, lo dijo el superleón José Visconti. Terminaron 11 años de dura espera, de sufrimiento, de lágrimas, de finales perdidas y de eliminaciones humillantes. Subero estaba predestinado y él lo sabía. Malavé también tiene mérito, sobre todo porque su sacrificio sirvió para levantar al equipo, para dar paso a una rebelión anímica que no se agotó  hasta que, al fin, levantamos el trofeo de campeón.

Subero y la fe, ya lo escribí. Hasta los menos creyentes rezaron su salmo ayer.  Gracias a Dios por guiarnos hasta este campeonato. Gracias a los jugadores que se fajaron con la lluvia y con el sol. Me alegra especialmente por Orber Moreno, nuestro pitcher tan golpeado por las lesiones en los últimos años y quien había perdido dos finales con los Leones. También me emociona por Ligmer Morales, nuestro fanático número uno y el más especial. Ayer no estaba en el Universitario, se encontraba muy enfermo. Milagrosamente, Ligmer apareció en el noveno capítulo y fue como siempre el primero en celebrar. Ligmer, celebra muchachito nuestro, te lo mereces.

Las palabras del Negro Prieto, pronunciadas en 1982, hoy están más vigentes que nunca:
“Caracas no es club para rendirse. Nació para hacer historia y la volverá a hacer”.

Anuncios

Written by Elsa Pilato

febrero 4, 2016 a 8:26 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: